El Gobierno de Alemania endurece su discurso y evalúa más medidas ante la fuerte ola de Covid-19

  • Oops !
    Une erreur est survenue.
    Veuillez réessayer plus tard.
·4 min de lecture
Dans cet article:
  • Oops !
    Une erreur est survenue.
    Veuillez réessayer plus tard.

El titular de Sanidad alemán en funciones, Jens Spahn, alertó este lunes a los no vacunados del peligro real de morir de Covid-19 y vaticinó que los alemanes "estarán vacunados, recuperados o muertos" al final del invierno. Por su parte, la canciller saliente Angela Merkel urgió a tomar medidas drásticas ante la evolución "dramática" de la pandemia en el país.

"Probablemente, al final de este invierno, prácticamente todos en Alemania, como se ha dicho ya de manera cínica, estarán vacunados, recuperados o muertos", declaró este lunes el ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn. Una dura advertencia que apunta, sobre todo, a las personas que se niegan a la inmunización, mientras la cuarta ola de contagios de Covid-19 avanza con fuerza en el país.

Una situación preocupante, que mantiene en vilo al Gobierno saliente alemán. En una reunión a puerta cerrada con los dirigentes del partido conservador CDU, la canciller Angela Merkel advirtió que el país se encuentra "ante una situación altamente dramática" y aseguró que la "situación sanitaria va a ser peor" que cualquier otra que haya vivido el país, de acuerdo a declaraciones recogidas por medios locales.

Alemania, especialmente las regiones del sur y del este, se ha visto muy afectada por una nueva ola de infecciones, que los expertos y ciertos políticos atribuyen en parte a una tasa de vacunación (68%) que se encuentra entre las más bajas de Europa Occidental.

Varias unidades de cuidados intensivos, a punto de quedar saturadas

"Ahora tenemos una situación muy, muy difícil en muchos hospitales de Alemania", subrayó Jens Spahn, tanto que "las unidades de cuidados intensivos están llegando a su punto de saturación, sobre todo por la escasez de personal".

El número de casos en Alemania se disparó, sobre todo, entre los ancianos, cuyas dos primeras inyecciones de la vacuna se produjeron a principios de año, y entre los niños que no tienen derecho a la inoculación. La tendencia marcó este lunes un nuevo récord, con 386,5 nuevos contagios con coronavirus por cada 100.000 habitantes en siete días, frente a los 95,1 de hace un mes.

Ante ese resurgimiento del virus, que ya mató a más de 99.000 personas en el país desde el inicio de la pandemia, Angela Merkel y su probable sucesor, Olaf Scholz, ya decidieron la semana pasada endurecer las restricciones para las personas no vacunadas. Optaron también por limitar gran parte de la vida pública en las regiones en las que los hospitales se están llenando de pacientes de Covid-19.

Sin embargo, Merkel declaró que ni estas medidas ni un mayor número de vacunas serían suficientes para detener el rápido aumento de las infecciones a corto plazo. "Lo que está en vigor ahora, no es suficiente", sentenció la canciller en la mencionada reunión. Por eso pidió a los 16 estados federados de Alemania que decidieran medidas estrictas antes del miércoles.

Alemania podría seguir el ejemplo de Austria con un nuevo confinamiento

En ese sentido, Austria se convirtió el lunes en el primer país de Europa Occidental que reinstauró el bloqueo desde la llegada de las vacunas, cerrando tiendas, bares y cafés no esenciales; y el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, advirtió el viernes que Alemania podría seguir sus pasos.

También se abrió un debate sobre la vacunación obligatoria para todos, anunciada también en la vecina Austria para febrero. Sin embargo, Spahn reiteró su escepticismo ante esa posibilidad de una obligatoriedad de la vacuna. De lo que se trata ahora, insistió, es de romper la cuarta ola y "ninguna vacuna obligatoria rompe esta ola", afirmó.

La "obligación moral" a la vacunación

El ministro alemán habló, no obstante, de una "obligación moral" y "solidaria" en lo que respecta a vacunarse, y reiteró que en este caso no se trata de una decisión personal. Aseguró que Alemania, con hasta 50 millones de dosis de las vacunas de Moderna y BioNTech/Pfizer garantizadas hasta finales de año, tiene suficiente para primeras dosis, completar pautas y administrar la inyección de refuerzo.

Alrededor del 79% de los adultos en Alemania han recibido dos dosis de la vacuna contra el Covid-19, pero sólo el 7,5% han recibido las vacunas de refuerzo hasta ahora.

En otras partes de Europa, la pandemia de Covid-19 también sigue causando estragos. Así, más de cien personas fueron arrestadas durante el fin de semana por provocar disturbios en diferentes ciudades de Países Bajos, en unas protestas contra los planes del gobierno de prohibir el acceso a los lugares públicos a la mayoría de las personas que no han sido vacunadas.

Finalmente, República Checa y Eslovaquia prohibieron a partir del lunes el acceso a varios servicios, incluidos los bares, a las personas no inmunizadas.

Con EFE, Reuters y AFP

Notre objectif est de créer un endroit sûr et engageant pour que les utilisateurs communiquent entre eux en fonction de leurs centres d’intérêt et de leurs passions. Afin d'améliorer l’expérience dans notre communauté, nous suspendons temporairement les commentaires d'articles