Sudán: tras firmar el acuerdo, líderes militares y civiles restituyen al primer ministro Hamdok

·4 min de lecture

Este domingo ambas partes rubricaron el acuerdo que contempla la formación de un nuevo gobierno con la reinserción del depuesto primer ministro Abdalla Hamdock. Además, los detenidos políticos serán liberados y se investigarán las muertes de las 40 personas fallecidas durante las protestas de las últimas semanas. Esta resolución generó descontento social y parte de la población y asociaciones políticas piden que no se reconozca este pacto.

Casi un mes después de multitudinarias protestas y suspensión de ayuda financiera, en Sudán se firmó el acuerdo con miras a resolver la crisis desatada por el golpe de Estado del pasado 25 de octubre.

El equipo de negociadores formado por líderes civiles y militares pactaron el retorno del depuesto primer ministro de transición, Abdalla Hamdock, para que lidere un gobierno tecnócrata independiente, según confirmó Fadlallah Burma Nasir, líder del Partido político Umma, uno de los principales del país.

Además, este acuerdo incluye “liberar a todos los detenidos políticos”, exigencia que Hamdock había puesto sobre la mesa de negociaciones y la investigación correspondiente por la muerte de 40 personas -cuatro de ellos menores de edad- durante las movilizaciones y huelgas que sucedieron en las últimas semanas.

Empero, las fuerzas de seguridad sudanesas niegan haber utilizado armas de fuego durante las masivas protestas en estas tres semanas.

Desde el golpe militar liderado por el general Abdel Fattah al-Burhan el propio Hamdock había estado bajo arresto domiciliario, así como la mayor parte de su gabinete, entre ministros y otros líderes políticos.

Sin embargo, el anuncio fue recibido con desconfianza por parte de algunos sectores. La principal coalición de oposición civil de Sudán, las Fuerzas de Libertad y Cambio (FFC), respondió que no reconoce ningún acuerdo político con el Ejército y exigieron que los militares salgan completamente de la escena política. "Afirmamos nuestra posición clara y previamente anunciada: sin negociación y sin asociación y sin legitimidad para los golpistas", pronunciaron en un comunicado.

Además, el movimiento opositor informó que continuará las protestas masivas que rechazan el control de los militares. También reaccionaron de la misma manera los comités de resistencia que organizaron algunas de las marchas.

De hecho, tras conocerse la noticia del retorno del primer ministro, miles de personas marcharon hacia el palacio presidencial de Jartum, la capital, cargando banderas de la nación y fotografías de los fallecidos durante las protestas desde el golpe militar.

Los manifestantes fueron repelidos por los gases lacrimógenos de las fuerzas de seguridad. "Hamdok vendió la revolución", fue la consigna que vociferaron en la movilización.

La reciente toma del poder a la fuerza frustró la transición a la democracia que Sudán trataba de sostener, posterior al derrocamiento del autócrata Omar al Bashir, en 2019.

Pese a las negociaciones que se adelantaban el nuevo giro resultó sorpresivo. La semana pasada, Gibreil Ibrahim, ministro de Finanzas del gobierno derrocado, pero que respalda al Ejército, aseguró que el retorno a una Administración con las autoridades depuestas era “poco realista”.

El líder del golpe de Estado, el general Abdel Fattah al-Burhan, disolvió el Consejo Soberano, el órgano cívico-militar que gobernaba el país y el cual lideraba, según justificó para “evitar una guerra civil”, ante las discrepancias entre los líderes políticos y militares que compartían el poder.

Las presiones que habrían motivado el nuevo acuerdo

Según funcionarios sudaneses que hablaron en condición de anonimato, la Organización de Naciones Unidas (ONU), Estados Unidos y otros gobiernos jugaron “papeles clave” para forjar el nuevo acuerdo.

La interrupción del proceso que intentaba una estabilidad política en el país desencadenó una ola de multitudinarias protestas y huelgas, a las que se sumaron las acciones de Occidente.

En retaliación por el golpe de estado, Washington suspendió la entrega de 700 millones de dólares en asistencia financiera directa, un duro golpe para la ya devastada economía de un país.

Además, el Banco Mundial canceló sus desembolsos para Sudán. La situación financiera se agudizó aún más después de la separación de Sudán del Sur, oficializada en 2011, llevándose consigo más de la mitad de los ingresos públicos y el 95% de las exportaciones de petróleo.

Asimismo, distintas organizaciones civiles y gobiernos de la región levantaron sus voces contra la respuesta de los militares hacia quienes se manifiestan en las calles.

El pasado 17 de noviembre, en una de las mayores protestas contra el Ejército, 15 personas murieron por disparos de los uniformados. Y el total de fallecidos, desde el golpe de Estado, ascendió a alrededor de 40, según cifras del Comité Central de Médicos del país.

Con Reuters AP y medios locales

Notre objectif est de créer un endroit sûr et engageant pour que les utilisateurs communiquent entre eux en fonction de leurs centres d’intérêt et de leurs passions. Afin d'améliorer l’expérience dans notre communauté, nous suspendons temporairement les commentaires d'articles