Austria reimpone un confinamiento nacional por aumento de contagios de Covid-19

·4 min de lecture

El Gobierno austriaco anunció que extiende el aislamiento a todo el país a partir del próximo lunes 22 de noviembre, tras el aumento de casos de Covid-19. Además, la vacunación contra el virus será obligatoria desde el 1 de febrero de 2022, en uno de los países con la tasa de inmunización más bajas de Europa.

Austria se convierte en el primer país de Europa occidental en reimponer un confinamiento total por Covid-19. A partir del lunes 22 de noviembre comienza a regir el nuevo aislamiento nacional, que inicialmente durará diez días, pero podría extenderse a 20 días, según informó el canciller Alexander Schallenberg durante una rueda de prensa.

Las autoridades ya habían decretado desde el pasado 15 de noviembre un bloqueo para todas las personas que no se encuentren vacunadas contra el virus. Sin embargo, han decidido extenderlo a toda la nación debido a que el aumento de contagios de Covid-19 ha marcado nuevos récords en los últimos días.

Además, a partir del próximo 1 de febrero estar vacunado contra el nuevo coronavirus se convertirá en un requisito obligatorio en este país.

Austria tiene una de las tasas de vacunación más bajas de Europa: solo dos tercios de la población está completamente inmunizada. Paralelamente, sus cifras de contagios están entre las mayores del viejo continente, con una incidencia de 991 casos en una semana por casa 100.000 personas.

"Duele que todavía haya que tomar estas medidas (…) No hemos logrado convencer a suficientes personas para que se vacunen", sostuvo Schallenberg.

La situación sanitaria también ha profundizado la brecha ideológica en la arena política del país que existe entre los conservadores de Schallenberg y su socio de coalición, el partido de Los Verdes, de izquierda.

Hace solo unos días, el canciller austriaco, conservador, afirmó que no quería imponer restricciones adicionales a los no vacunados, pese a que el ministro de Salud, Wolfgang Mueckstein, de Los Verdes, pidió un toque de queda nocturno.

Alemania “enfrenta una emergencia nacional”

Austria no es el único país que plantea nuevas medidas contar la pandemia, especialmente a raíz de las bajas temperaturas que decrecen a medida que se acerca el invierno y de la renuencia de miles de ciudadanos a vacunarse.

Los Países Bajos han vuelto a decretar un cierre parcial en el que los bares y restaurantes deben bajar la persiana a las 8 pm y Alemania no descarta el confinamiento, incluso, para los vacunados. De hecho, el territorio alemán está a la espera de que la Cámara Alta del Parlamento apruebe nuevas restricciones nacionales por la emergencia sanitaria.

Entre las medidas que se podrían implantar, el ministro de Salud, Jens Spahn, señaló que no se puede descartar un confinamiento total que incluya a las personas que ya han sido inoculadas.

En las últimas semanas, el aumento de contagios ha sido tal que las cifras diarias han superado incluso las tasas que se registraban día a día al inicio de la pandemia. Este viernes, las autoridades reportaron 52.970 nuevos casos y 201 muertes, lo que eleva el total de fallecidos a 98.739.

“Estamos en una emergencia nacional (…) Ahora estamos en una situación en la que no podemos descartar nada”, aseguró Spahn.

El jueves 18 de noviembre, los números de casos se dispararon a niveles históricos: 65.371 casos en solo 24 horas. Ante esa cifra, los líderes de 16 estados alemanes acordaron, en una reunión de emergencia con la canciller Angela Merkel, que quienes no estén inmunizados deben mostrar resultados negativos de pruebas recientes de Covid-19 para poder acceder a funciones cotidianas como tomar el transporte público o ir a la oficina.

Además, a las personas no vacunadas se les prohibirá la entrada a ciertos espacios públicos en áreas con una tasa de hospitalización de más de tres pacientes en los últimos siete días por cada 100.000 habitantes.

Para proteger a los más vulnerables, las autoridades también acordaron introducir la inoculación obligatoria para los trabajadores de la salud y los empleados en hogares de ancianos.

"Necesitamos frenar rápidamente el aumento exponencial" en los casos y la ocupación de camas en cuidados intensivos, dijo Merkel, calificando la situación como "muy dramática".

Después de un fuerte impulso en la vacunación en el primer trimestre de 2021, la tasa de inoculación de Alemania se estancó a mitad de año.

Pese a la amplia disposición de antídotos, Alemania está entre las potencias con menor número de personas vacunadas. Alrededor del 67 % de sus habitantes ha recibido la dosis completa de inmunización, en comparación con el 88 % en Portugal y el 81 % en España.

Una nueva ola de la pandemia se abre paso en Europa que ya prevé otra Navidad con restricciones.

Con Reuters y AFP

Notre objectif est de créer un endroit sûr et engageant pour que les utilisateurs communiquent entre eux en fonction de leurs centres d’intérêt et de leurs passions. Afin d'améliorer l’expérience dans notre communauté, nous suspendons temporairement les commentaires d'articles